Adiós a las Bolsas de Nylon

martes, 19 de mayo de 2009

Las bolsas de plástico son altamente perjudiciales para el medio ambiente. Desde el año pasado se han implementado una serie de medidas para reemplazar este tradicional método de packaging por otro tipo de envoltorio de material biodegradable.

Las medidas precursoras en el país acerca de este tema fueron impulsadas desde Buenos Aires. La iniciativa fue lanzada por el gobierno bonaerense en octubre del año pasado y prevé establecer un plazo de entre 12 y 24 meses para que los comercios incorporen bolsas biodegradables. El espíritu de la normativa es concientizar acerca del daño que representan las bolsas de polietileno para el medio ambiente y, además, apelar a una actitud responsable por parte de la población para elegir material fácilmente biodegradable para sus envoltorios.
No existen dudas de que las bolsas de plástico son nocivas para nuestro medio ambiente. Según expertos en el tema, una bolsa de nylon común demora en descomponerse cerca de 100 años. Además, menos del 1% de las bolsas se puede reciclar. Respecto a esto, el Departamento del Medio Ambiente de San Francisco explica que reciclar una tonelada de bolsas plásticas cuesta 4 mil dólares, y la misma cantidad de este tipo de envoltorios se vende en el mercado a solo 32 dólares.
La fauna marina es quien sufre las peores consecuencias por este popular método de envoltorio. Según un estudio realizado por la CNN, las bolsas se filtran por los desagües y son arrastradas hacia mares, lagos y ríos. Las aves quedan atrapadas sin esperanza y cerca de 200 especies diferentes de vida marina, incluyendo ballenas, delfines, focas y tortugas, mueren después de ingerir las bolsas plásticas a las que confunden con comida. Sumado a esto, con el pasar del tiempo las bolsas de nylon se descomponen en petropolímeros tóxicos que son contaminantes para los suelos y las vías fluviales.
La Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos reveló que cada año se consumen aproximadamente entre 500 billones y un trillón de bolsas plásticas alrededor de todo el mundo. En cuanto a Argentina, se desechan 150 bolsas por persona cada doce meses, lo cual equivale a varios miles de millones por año. No obstante, ya se están tomando serias medidas al respecto. En países como Canadá, China, Irlanda o Israel ya se han prohibido o se está en proceso de prohibición de este tipo de envoltorio.
Algunos opinarán que no es mucho lo que se puede hacer si cada persona hace un pequeño cambio en su vida cotidiana. Sin embargo, la prohibición de fumar en lugares públicos es un fabuloso ejemplo de cómo es posible lograr un cambio de hábitos y una verdadera comprensión y acatamiento por parte de la comunidad. Las nuevas medidas que se están tomando acerca de las bolsas de nylon pueden llegar a conseguir los mismos resultados, sólo requiere comenzar por uno mismo.

2 comentarios

NCB dijo...

gracias x el aviso de mudanza!!!. seguimos leyendonos!!

20 de mayo de 2009, 10:58
Delta dijo...

Las bolsas de nylon contituyen uno de los grandes exponentes de esta cultura del desecho, en la que se imponen las relaciones descartables con las cosas, pero también con las personas. Saludos y felicitaciones por el blog!

Valentina Primo

11 de junio de 2009, 8:46